¿Qué normas debe cumplir un ciclista?

12.11.2017

El casco no es obligatorio, y no pueden circular por aceras ni pasos de peatones.

Como cualquier vehículo que circula por la ciudad, la bicicleta no está exenta de cumplir una serie de normas. Todas ellas están recogidas en la ordenanza municipal de circulación, que fue aprobada en pleno el 10 de marzo del 2003, durante la alcaldía de Francisco Vázquez. En dicho documento no se alude al uso del casco, pues en ciudad no es obligatorio para ciclistas, salvo para menores de 16 años, algo que muchos desconocen.

Leyes concretas. Sí hay un artículo, el 56, que recoge las normas específicas para bicicletas. Los ciclistas se acogerán en ciudad a las mismas reglas que regulan la circulación de los demás vehículos, es decir, no podrán circular por la acera, ni por los pasos de peatones. También se indica que un usuario de bicicleta solo tendrá la consideración de peatón cuando circule a pie.

Estos vehículos deberán estar provistos de timbre y de luces delantera y trasera, que serán obligatorias durante el horario nocturno. También será obligatorio que el conductor lleve elementos reflectantes que permitan una correcta visibilidad por parte del resto de vehículos en circulación.

Espacios especiales. El artículo 57 de la ordenanza está dedicado al uso del carril bici. En caso de que exista una vía de uso exclusivo para bicicletas, estas tendrán prioridad sobre los demás vehículos y sobre los peatones. Además, los ciclistas deberán utilizar este carril de manera obligatoria, no pudiendo circular por el resto de la calzada.

Por otro lado, en los espacios compartidos por ciclistas y peatones, como pueden ser plazas y parques, el usuario deberá ajustar la velocidad al paso de transeúntes, los cuales siempre tendrán prioridad en caso de conflicto. Además, los ciclistas deberán apearse si las circunstancias lo requieren, como en lugares con gran densidad de personas.

Alcohol y drogas. Los ciclistas no podrán circular con tasas de alcohol superiores a las establecidas por la DGT, ni bajo el efecto de las drogas. Como el resto de conductores, están obligados a someterse a las pruebas correspondientes y, en caso de dar positivo y tener carné de conducir, podrán perder puntos del permiso, además de ser sancionados económicamente.

Número de vehículos. La ordenanza permite a los ciclistas circular en grupo, extremando la atención para evitar alcances entre ellos. En estos casos, se considerará al grupo como una única unidad móvil, teniendo que ser adelantadas todas la bicicletas por los vehículos en la misma maniobra. Por otro lado, los conductores de automóviles tienen prioridad de paso sobre el resto de vehículos en circunstancias normales.

Adelantamientos. La normativa también recoge que los vehículos podrán utilizar el carril contrario en lugares donde está prohibido adelantar para rebasar a un ciclista o un grupo que circula a menos velocidad, pudiendo invadir el carril contrario.

Hay alternativas al servicio municipal, pero son usadas mayoritariamente por turistas

En la ciudad hay varias alternativas al servicio municipal de bicicletas. Se trata de iniciativas privadas que ofrecen vehículos en alquiler por períodos inferiores a un día. La gran mayoría de los clientes de estas empresas son turistas, cruceristas o usuarios de los hoteles del centro de la ciudad. Esto es debido a la rapidez en la gestión para conseguir la bicicleta.

El sistema de BiciCoruña cuesta 30 euros anuales, que deben ser ingresados en sucursal bancaria, además de rellenar un formulario. Una vez realizado el pago y entregada la documentación -vía correo electrónico, fax o de forma presencial en las oficinas municipales-, hay que esperar unos días para que se active el sistema y poder retirar bicicletas con la tarjeta Millenium o, en caso de no poseer una, con la propia de BiciCoruña.

En las empresas privadas de alquiler de bicicletas, la entrega es prácticamente instantánea. Solo es necesario pagar y depositar una fianza para poder usar los vehículos, de distintos tipos. «La ampliación del sistema municipal puede que algo nos afecte, pero la verdad es que ya no alquilo mucho a gente de la ciudad», afirma Óscar Santalla, responsable de la tienda OK Zona eBike, que se encuentra en la dársena del Parrote. «Surtimos de bicicletas a los que llegan en cruceros y a los hoteles, por lo que creo que no me limitará tanto que BiciCoruña cuente en el futuro con vehículos eléctricos», señala.

Como este negocio, hay varios similares. Por ejemplo, en el paseo marítimo, con carril bici en prácticamente todo su recorrido, también hay establecimientos de alquiler por horas.

La doble fila y el incivismo de los conductores lastran a las dos ruedas

Uno de los principales inconvenientes que destacan las asociaciones de ciclistas y los usuarios de las dos ruedas en general es el incivismo de los conductores del resto de vehículos. Desde insultos a amenazas, las bicicletas padecen a su paso por las calles del centro de la ciudad todo tipo de desafortunados comentarios. Tampoco se cumple, en muchos casos, la distancia mínima para adelantar a los ciclistas, que debe ser de metro y medio. Además, la doble fila que predomina en la mayoría de calles comerciales del centro dificulta el paso de las bicicletas, que deben incorporarse al carril izquierdo, destinado para adelantar. La falta de infraestructuras adecuadas y de zonas con velocidad límite de 30 kilómetros por hora son otras de las cuestiones a mejorar en la ciudad.