CUANDO EL ESCUALO DE ACERO, REBOSANTE DE ALCOHOL Y DROGAS, ACECHA EN EL OCÉANO DE ASFALTO SU PRÓXIMA PRESA PUEDES SER TU.

12.07.2018

#MásProtecciónAlCiclista  

La temporada estival invita a utilizar la bicicleta más que de costumbre. La temperatura agradable, las largas horas de luz o las vacaciones hacen florecer ciclistas en el asfalto. Para unos la bici es un medio de transporte, para otros es un vehículo para pasear con la familia o amigos, y para otros es la herramienta con la que practican su deporte preferido. El común denominador entre la diversa tipología de ciclista es que todos ejercen un derecho amparado por la legalidad vigente. Las calles y carreteras, salvo las autopistas y la mayoría de las autovías, son de uso compartido, no son propiedad exclusiva de los automovilistas, hora es ya de que lo vayan asumiendo.

En este período veraniego también se multiplican los desplazamientos en vehículos de motor, y todas las noches existe diversión y fiesta en todo el territorio nacional. Pero también aumenta el número de conductores irresponsables y negligentes.

El coctel explosivo está servido y las autoridades poco hacen por adecuar sus actuaciones al momento y periodo en tramos horarios coincidentes con el regreso de automovilistas de una noche de fiesta y la salida masiva de ciclistas a las carreteras.

Exigimos la aprobación inmediata de la Ley de Seguridad Vial, que se halla bloqueada en el Congreso por motivos que desconocemos. Las personas usuarias de la bicicleta necesitamos que el Estado nos proteja de la gravísima depredación a la que nos vemos sometidas, y que los últimos años no hace otra cosa que aumentar.