De lo prometido a lo legado queda lo inimaginado.

15.04.2019

La crispación se hace presente en distintas formas de sabotaje a los carriles bici coruñeses.

El escatimar recursos, esfuerzos y medios en la inversión de una infraestructura que se posicionaba como el proyecto visual más atractivo de un gobierno que apostaba por la bicicleta como modelo de una movilidad sostenible y limpia nos lleva a la posición actual de frustración, decepción, fracaso y falta de confianza.

Mientras en la tarde del sábado se podía observar el tramo de Ramón y Cajal, en su parte más concurrida, copado por coches aparcados, como podemos ver en la foto remitida por E.M.E. a nuestro equipo. La mañana del domingo nos despertábamos con el nuevo tramo de A Pasxe a su paso entre el CHUAC y el Materno sembrado de chinchetas como nos explica Juan Brezmes, miembro de la Peña Ciclista Monte Xalo, de Cambre. En este artículo de La Voz de Galicia:

Denuncian la colocación de chinchetas en el tramo del carril bici junto al materno

Varios ciclistas sufrieron pinchazos en la senda ciclista de la avenida de A Pasaxe

LA VOZ 
A CORUÑA 14/04/2019 19:17 H

Los ciclistas que quisieron aprovechar la jornada de este domingo para recorrer el nuevo tramo del carril bici que circula por la avenida de A Pasaxe se encontraron con una desagradable sorpresa. Alguien, de forma intencionada, había arrojado chinchetas sobre el asfalto en un tramo de unos cincuenta metros acotado entre el Chuac y el materno. «Estaba plagado. Aquello era como un campo de minas», explicó Juan Brezmes, miembro de la Peña Ciclista Monte Xalo, de Cambre. Durante su paseo matinal, dos de esas tachuelas se le clavaron en sus ruedas, aunque «no llegaron a entrar de todo porque llevaba unas cubiertas híbridas especiales para el monte».

Tras detectar la presencia de los objetos punzantes, intentó detener el avance de otros ciclistas y retirar los clavos metálicos que estaban esparcidos por el carril. Pero no todos corrieron su misma suerte. «Hubo muchas personas que sufrieron pinchazos. Nosotros normalmente llevamos herramientas con las que poder arreglarlos, pero si le pasa a una familia se quedan tirados porque están en tierra de nadie», comenta. Y aunque no sabe quién se encuentra detrás de este boicot, apunta a la eliminación de plazas de aparcamiento en la zona podría haber motivado a alguien a actuar así.