La RCxB lanza un comunicado de apoyo al Ayuntamiento de Zaragoza

26.06.2018

Zaragoza, obligada a retirar señalización ciclista en zonas de prioridad peatonal

El Tribunal Supremo ha fallado en contra del Ayuntamiento de Zaragoza al considerar que no ha lugar al recurso presentado contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón en la que se declaraban nulos algunos artículos y apartados de la Ordenanza de Circulación de Peatones y ciclistas (aprobada por el Consistorio el 29 de junio de 2009).

La RCxB reclama la reforma sin demora de la normativa estatal para adaptarla a la realidad de la bicicleta en las ciudades

La normativa vigente estatal que regula la circulación de las bicicletas en nuestras ciudades constituye una barrera para la promoción del uso de la bicicleta urbana porque provoca contradicciones difíciles de gestionar en el ámbito municipal. Un ejemplo de ellas es la que vive estos días el Ayuntamiento de Zaragoza, a quien han obligado a retirar la señalización que permitía a las bicicletas circular por calles de prioridad peatonal (en las que recordemos pueden circular vehículos motorizados por acceso a garajes, carga y descarga o taxis ocupados). Esta retirada de señales responde a la última orden judicial de un largo proceso, que comenzó en 2012 cuando el TSJA anuló 10 artículos de la Ordenanza municipal, especialmente los que autorizaban la circulación de bicis por algunas aceras y zonas peatonales.

El Ayuntamiento de Zaragoza comienza hoy martes la retirada de esta señalización, tras un acuerdo con la parte recurrente que permitirá poner fin a este largo proceso judicial. Este proceso ha condicionado la política de promoción de la bicicleta en Zaragoza durante seis años, generando confusión entre los ciclistas de esta ciudad, y ha puesto en cuestión la capacidad municipal de regular el tráfico de bicicletas en sus calles. Situaciones similares se han extendido a otras ciudades que han visto en riesgo sus propias normativas en vigor o bien que mantienen reformas paralizadas ante la situación de inseguridad jurídica.

El acuerdo alcanzado por el Ayuntamiento de Zaragoza incluye la elaboración de una nueva instrucción que al menos permitirá que las bicicletas puedan acceder a zonas de prioridad peatonal para estacionar en garajes, inmuebles o aparcamientos, al igual que el resto de vehículos. Pero no podrán circular con normalidad por ninguna de estas zonas, a diferencia de lo que sucede en los entornos peatonalizados de numerosas ciudades españolas y europeas que desarrollan políticas serias y avanzadas de promoción de la movilidad ciclista y peatonal. Ello es debido a lo estrecho del marco legal y la rigidez con que ha sido interpretado por los tribunales en el caso de la capital aragonesa.

Se trata de una situación transitoria, que se viene a sumar a la gran diversidad de casuísticas que se dan en los diferentes municipios de toda España ante la inexplicable demora de la reforma de la normativa estatal para adaptarla a la realidad de la bicicleta en nuestras ciudades.

La Red de Ciudades por la Bicicleta, entidad que representa a más de 500 municipios españoles (Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Palma, Murcia, Bilbao, Zaragoza y un largo etc.) expresa su reconocimiento al trabajo del Ayuntamiento de Zaragoza por fomentar el ciclismo urbano. En estos momentos, el mejor modo de hacerlo es recordar una necesidad que compartimos todas la entidades miembros de esta Red: la reforma de la Ley de tráfico y Seguridad Vial y del Reglamento General de Circulación, para dar cobertura al enorme esfuerzo realizado en numerosas ciudades para promocionar la bicicleta por las innumerables ventajas que ofrece, tanto a nivel individual como urbano y global.

En los últimos dos años, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha avanzado en la elaboración de un texto que sirva de base para esta necesaria reforma legislativa. Numerosas entidades, expertos e instituciones hemos participado en este proceso, que entendemos está suficientemente maduro y consensuado como para que comience sin más retrasos el trámite legislativo.

Este es el momento; el nuevo gobierno de España ha mostrado su disposición a considerar la transición hacia energías limpias como una de sus prioridades. La promoción de la movilidad sostenible, y por tanto del uso de la bicicleta, forma parte esencial de cualquier política seria en este sentido. Reclamamos como primera medida la reforma de la Ley de Tráfico y/o del Reglamento de Circulación, de manera que se adecúe el tratamiento de la bicicleta a la realidad actual de nuestras ciudades, se contemplen sus necesidades específicas como vehículo a promocionar, y se garantice la autonomía municipal a la hora de impulsar el uso de la bicicleta.

Fuente: https://www.ciudadesporlabicicleta.org