Monográfico del CBMetropolitano

18.02.2019

Recorridos todos y cada uno de los tramos del carril bici metropolitano desearíamos poder decir que se trata de una obra bien diseñada, con un trazado cómodo y seguro, pero no sería más que un ejercicio de hipocresía. 

Las continuas subidas y bajadas a la acera y a las plataformas de las marquesinas del autobús resultan incómodas para ciclistas e inseguras para peatones, y las intersecciones son peligrosas y, en ocasiones, difícil de distinguir para los/as automovilistas.

Es necesario recordar una vez más que esta vía de comunicación debe cumplir los requisitos de la regla 8-80, es decir, debe poder ser utilizada de forma segura por cualquier persona con independencia de su edad y condición física.

El retraso acumulado en las obras era inexplicable pero no deja de sorprender el impulso de los últimos días y quizás podamos ver el proyecto concluido a corto plazo. Con la finalización de la obra se incrementará el número de usuarios -esta será la parte positiva del carril bici- y se podrán ir puliendo defectos y mejorando la seguridad a medida que lo demande la ciudadanía.

La expectativa de contar con una infraestructura propia promueve el uso de la bicicleta, de esto no cabe la menor duda. Cualquier observador/a mínimamente atento/a habrá percibido que ya se ven muchas bicis por la ciudad. Pues bien, cuanto antes llegue el carril al puente de A Pasaxe tanto mejor, pues se notan las ganas que muchas personas tienen de pedalear, en ambos sentidos, desde Culleredo, Cambre, Oleiros... hasta Puerta Real, el dique o la Torre de Hércules.

Esta vía de comunicación facilitará que trabajadores/as se puedan desplazar de manera más saludable, sostenible y económica a sus puestos de trabajo.

No las decepcionemos más.

_________________________________________________________________

Los ciclistas piden luz en las intersecciones y separarse del peatón

Consideran que el trazado supone un riesgo por la estrechez, la proximidad de las marquesinas y los numerosos cruces

Los cambios en la movilidad en la ciudad se ceñirán en esta legislatura casi en exclusividad al carril bici. La Marea invirtió más de un millón de euros y apostó por dos ramales principales, el metropolitano, que por el litoral unirá el paseo marítimo con A Pasaxe, y el que desde A Palloza permitirá ir en bicicleta hacia Matogrande y la universidad.

Artículo de La Voz de Galicia

Continuar leyendo